Skip to main content

“Hay que acompañar a las personas y esperar que florezcan”

By 12 de febrero de 2021729, Entrevista

Voluntad y creatividad rigen el destino de la asociación Asolas 511. Se trata de una asociación fundada y pensada para las personas indigentes que padecen adicción a sustancias a las que a menudo se une una alguna patología psiquiátrica. Jesús Sola es el impulsor de esta asociación cuyo nombre recuerda a un momento duro de su vida, transformado ahora en ayuda incondicional al prójimo. Como terapeuta conoce el terreno de la escucha y del dolor de la soledad de muchas personas a las que ha tratado durante más de veinte años

¿Cómo surge la idea de crear Asolas 511?

La idea lleva dentro muchísimos años, surge desde la práctica. Llevo más de veinte años en la calle ayudando a personas indigentes, con enfermedad mental, intentando sostener como puedo. Las personas se encuentran conmigo de manera personal, a través de las parroquias. La iniciativa surge después de la pandemia, en el confinamiento puse mi teléfono en Facebook y recibí muchas llamadas. A mi amigo Francisco Regola tengo que agradecerle haber sido el que me ha impulsado a marchar esta idea.

He vivido la enfermedad mental en primera persona, la ha padecido mi hermano. La adicción de cuatro hermanos afectó a mi familia, a mis padres y a mí y este proyecto es un grito a la libertad, que surge del boca a boca de las personas que lo demandan.

¿En qué medida Cursillos de Cristiandad desata esta fortaleza para una acción tan decidida por tu parte?

La voluntad y la creatividad marcan este proyecto porque es el camino a la empatía. Hay algo muy importante para poder ayudar a los demás, y es entrar dentro de las personas y poder salir. Eso se consigue con una verdadera empatía. A Cursillos de Cristiandad llegué en 2017 gracias a mi esposa, Carmen, y cambió mi manera de entender la fe. Empecé a caminar y a ganar tiempo, llevaba años buscando un camino hacia la fe y descubrí que era un pincel en manos de Dios. A partir de ese momento conocí la empatía. Del trípode oración, comunidad y acción me he quedado en la acción, mi tiempo ahora mismo es para dedicárselo a los demás.

¿Cómo se llega a personas que están en la indigencia o tienen problemas de adicción?

La única manera es tratándolo con respeto, mirándolo a los ojos. Hay personas que tengo que ir al parque a por ellas, algunas no se sienten escuchadas, no tienen apoyo psicológico. Ellos ven en mí mi sufrimiento, mi conocimiento personal de las adicciones y me escuchan.

¿Qué necesita una persona para salir de la adicción aun sabiendo que su situación de indigencia va a permanecer?

Las personas que tienen este problema quieren salir pero a veces no se les puede ayudar tendiéndole la mano, simplemente se puede uno tumbar a su lado, hay que estar a junto a ellas y esperar a que florezcan. Hay que estar presente es la vida de estas personas, yo llevo hasta catorce años presente en la vida de algunas de estas personas. En algún momento sienten la necesidad de salir y es ahí donde hay que estar. A día de hoy hay muchas personas con problemas sociales que no tienen medios para salir de esta situación y hay que intentar lo imposible para conseguir lo posible y que se pongan en manos de profesionales.

Tu participación próximamente en un triatlón en Holanda ¿es para mostrar tu compromiso con esta asociación?

Así es, se trata de la identidad de la asociación. El 1 de agosto me voy y a día de hoy deportivamente es complejo que yo lo consiga, pero es una manera de mostrar mi compromiso con la asociación. Quiero intentar algo que sea a simple vista imposible pero que puede llegar a ser posible.