Cabra pondrá fin a un Año Jubilar junto a la Virgen de la Sierra

By 2 de octubre de 2020710, Iglesia Diocesana

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, oficiará la misa de clausura del Año Jubilar este domingo, 4 de octubre, a las 20:00 horas

La parroquia de Asunción y Ángeles cierra un año de gracia, de bendiciones, un Año Jubilar que comenzó el día 6 de septiembre cuando el obispo de la Diócesis, Mons. Demetrio Fernández, abrió la puerta Santa  con ocasión del 775 Aniversario de la Patrona, María Santísima de la Sierra.

Con el lema “775 Años contigo” la localidad ha vivido doce meses intensos en los que la devoción a la Virgen de la Sierra ha sido extendida por todos los rincones de la Diócesis, a pesar de no haber podido desarrollar todo el programa previsto con

normalidad, especialmente los actos culturales y cultuales.

No obstante, multitud de fieles y devotos de la Patrona se han acercado estos meses a visitarla a su Santuario y a la parroquia de la Asunción

y Ángeles donde ha permanecido este mes de septiembre hasta que el pasado fin de semana, fue trasladada nuevamente al picacho, cerrando así un año especial, con un fuerte sentido evangelizador y asistencial.

Aunque la presencia del COVID-19 ha impedido que se llevaran a cabo muchos de los actos que había organizados, lo que sí se ha mantenido es el proyecto solidario más importante de este jubileo: la puesta en marcha de un economato. Ha sido a través de un acuerdo con un supermercado local del pueblo, donde aquellas familias necesitadas pueden realizar la compra a un precio más reducido, gracias a la colaboración con el mismo de Cáritas parroquial.

Este domingo se pondrá fin a un Año Jubilar marcado por la pandemia, pero cargado de fe y devoción, de la mano del obispo de Córdoba, quien presidirá la santa misa en la parroquia de Asunción y Ángeles, a las 20:00 horas.

Un traslado íntimo

Por su parte, la imagen de la Virgen ya se encuentra en su camarín tras ser trasladada nuevamente de manera privada, en un vehículo adaptado conocido popularmente como el Sierramóvil y acompañada por los miembros de su junta de gobierno. Lo hizo en la madrugada

del domingo, 27 de septiembre, tras unos días intensos en la parroquia donde centenares de fieles y devotos han visitado a la Virgen.

Llegó al picacho tras realizar una parada en la puerta de urgencias del hospital Infanta Margarita, para así con su presencia proteger a los enfermos y, en especial, a aquellos que han sido contagiados por el coronavirus.