“Cristo Rey es un lugar para celebrar la fe”

By 19 de noviembre de 2020noviembre 21st, 2020717, Iglesia Diocesana

Por Jose Ángel Moraño, párroco de la Parroquia de Cristo Rey y Ntra. Sra. del Valle

Celebramos este domingo 22 de noviembre la solemnidad de Cristo Rey del Universo y en nuestra parroquia de Cristo Rey y Nuestra Señora del Valle de Córdoba, es siempre un día de fiesta grande. Es un día para darle gracias a Dios por la parroquia, por todas las personas que vivimos la fe en ella y por la celebración de los sacramentos; también para agradecer la actividad de los grupos de formación y de catequesis para niños y jóvenes.

Muchas personas se acercan a nuestro templo para celebrar la eucaristía de cada día y sobre todo la dominical. Somos muchos los que en esta parroquia de Cristo Rey los que descubrimos un lugar de encuentro, paz y sosiego para poder celebrar la fe en comunidad.

El barrio donde está enclavada la parroquia es grande, de población dispersa por la modalidad de casas unifamiliares, pero existe un sentido de comunidad siempre vinculado a nuestra parroquia, una de las primeras edificaciones en este barrio, allá por el año 1.956. Esa antigüedad explica el sentido acusado de pertenencia a la parroquia que manifiestan las personas mayores: sus casas se fueron construyendo a la sombra de esta Iglesia.

Muchas personas jóvenes o residentes ocasionales se sienten parte de la parroquia para poder crecer en la fe.

Estas y otras razones nos invitan a preparar con alegría este día de fiesta en la solemnidad de Cristo Rey. Durante esta semana previa, los grupos de catequesis han venido explicando el significado de la parroquia para la vida cristiana de todos, así como su historia, la presencia de los sacerdotes y las actividades que se llevan a cabo, tanto celebrativas como caritativas o de formación. Lo propio de una parroquia, lo concentramos y lo celebramos en esta fiesta tan importante, fiesta universal de toda la Iglesia Católica que nos ayuda a comprender que Jesucristo debe ser el Rey de nuestros corazones.