Skip to main content

“San Juan de Ávila es actual y como persona reza por nosotros”

Monseñor Juan Esquerda clausuró con su ponencia “Claves de la espiritualidad sacerdotal desde San José al estilo de San Juan de Ávila” el III Congreso Internacional Avilista. El prelado es uno de los mayores expertos sobre la dimensión espiritual del Patrón del Clero Secular español

Monseñor Esquerda fue ordenado sacerdote en Lérida en 1954 es Consultor de la Congregación para el Clero desde 1977 y de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos desde el año 2003. Es también Director Espiritual en el Pontificio Colegio Urbano y Catedrático Emérito de Misiología en la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma.

¿Cómo comenzó a acercarse a la figura de San Juan de Ávila? ¿Qué le motivó?

Cuando yo era estudiante seminarista es cuando Pio XII proclamó a San Juan de Ávila Patrono del Clero Secular Español, como yo estaba en el seminario los formadores nos indicaron la pista, en este sentido de un patrono, que era Beato todavía, no estaba canonizado. En su época fueron los grandes santos españoles, Santa Teresa, San Juan de la Cruz y San Ignacio. Todo esto me motivó a conocer a esta persona que era sacerdote secular, ya que yo tenía la misma vocación, ser sacerdote diocesano.

Usted es autor del diccionario de evangelización y también ha querido promover un acercamiento pedagógico y didáctico a la figura de San Juan de Ávila, ¿cómo lo ha hecho?

El diccionario de la evangelización me motivó porque llevaba muchos años explicando la figura de San Juan de Ávila, conocía bien sus escritos, su historia, había escuchado lo que otros habían dicho y pensé: ¿por qué no hacer un resumen por orden alfabético? Y poder encontrar un tema concreto de cronología, historia o geografía. Ciertamente me motivó que nos enseñaran a nosotros a valorar a los santos, no solo de hoy sino de la historia española, concretamente los grandes, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz y al poner San Juan de Ávila me motivó mucho más.

La Iglesia de hoy sigue necesitando la voz de este Maestro ¿por qué?

Cada época tiene como su gracia especial, sus dificultades especiales y necesita personas creyentes y pastores que conozcan todo esto. Nosotros tenemos una herencia, en el cristianismo nunca es estable, es algo vivo, así como la escritura cuando la leemos acontece, podemos decir que cuando recordamos un Santo, al ser el evangelio vivido, se actualiza. En este sentido tenemos necesidad de actualizar la herencia recibida, sobre todo desde la persona de Jesús.

Usted ha defendido siempre, como hace San Juan de Ávila, formar en los seminarios sobre la base de una amistad profunda con Cristo, ¿qué significa eso?

Es la esencia del cristianismo, porque si preguntaran quién es cristiano, yo diría que es el que ha encontrado a Cristo. Si queremos formar a un cristiano, si no hay encuentro con Cristo no han entendido más que una teoría sobre Jesús. Pero la persona de Jesús no es una teoría, es vivo, nos ha dejado su palabra viva, su eucaristía, nos ha dado a su madre. El que no ha encontrado a Cristo no se puede llamar cristiano.

¿Es San Juan de Ávila todavía algo desconocido para los fieles católicos?

Es muy conocido hasta cierto punto pero siempre queda un margen enorme y naturalmente mucha gente lo desconoce. Incluso los Santos que decimos más conocidos siguen siendo desconocidos en gran parte. A San Juan de Ávila muchos no lo conocen pero creo que cada vez se va conociendo más, por ejemplo, la misma lengua española está fraguada por los clásicos del siglo XVII, los que hicieron el diccionario tomaron gran parte de San Juan de Ávila, entre otros.

Siempre es desconocido, sobre todo por parte de los cristianos, por ejemplo el tratado más pequeño de San Juan de Ávila, El Tratado del Amor de Dios, hay muy pocos cristianos que lo conozcan. Cristo desde el día de la Encarnación nos lleva en su corazón, conocer al Santo no significa solo saber dónde vivió, qué hizo, qué escribió, sino cómo vivió. Sus escritos son actuales y podemos decir que desconocidos relativamente.

Actual es la figura de San Juan de Ávila, su obra y personalidad, ¿no?

Es una persona, y los Santos viven todavía, sabemos por la fe que nos acompañan aunque el cuerpo quede en esta tierra, y rezan por nosotros, por tanto son actuales. Nos hacen vivir el Evangelio, que se está actualizando gracias a los millones de personas que lo han vivido, aunque no estén canonizadas. A las que si lo están tenemos que pedir que intercedan por nosotros, hay que leerlos, imitarlos y conocerlos un poco más.