Pequeñas cruces por una gran ausencia

By 29 de enero de 2021727

La Novena al Niño Jesús de Praga culmina con la entrega de una cruz a los fieles como símbolo del cristiano

Aguilar de la Frontera ha rendido homenaje un año más al Niño Jesús de Praga, una imagen atribuida a José Romero de Tena, a la que los aguilarenses y, en especial, los jóvenes, le profesan una gran devoción.

En esta ocasión, se ha celebrado una Novena en su honor que comenzó el pasado domingo, 17 de enero, con la celebración eucaristía en la parroquia del Soterraño presidida por el obispo de Córdoba y retransmitida por Canal Sur TV. Aunque la imagen se encuentra en la Iglesia de las Carmelitas Descalzas, de manera extraordinaria, se trasladó a la parroquia donde fue elogiada por el pastor de la Diócesis.

El origen de la hermandad se sitúa en 1920. Tras cuatro décadas de su última salida, un grupo de jóvenes volvieron a retomar la tradición de una de las hermandades más importantes de Aguilar, de la mano de un gran número de acompañantes, en su mayoría niños, que participaron en la salida procesional.

El 25 de enero de 2015 tuvo lugar la primera salida procesional de esta nueva etapa, organizada por este grupo de jóvenes, tras refundar la hermandad en agosto de 2014, con el apoyo de la Congregación de Monjas Carmelitas del Convento de San José y San Roque de Aguilar y los sacerdotes de la localidad.

Desde entonces, son numerosos los jóvenes que enaltecen al Niño Jesús de Praga con el firme propósito de consolidar la recuperación de una tradición arraigada en Aguilar de la Frontera.

Aunque este año no se ha podido celebrar la procesión debido a la pandemia, tanto los jóvenes como los fieles de la localidad han acudido cada día a la Solemne Novena que tuvo su función principal el pasado fin de semana, donde el párroco, Pablo Lora, hizo entrega a los asistentes al término de la eucaristía de una cruz con una invitación: “Toma tu cruz y síguelo”.