Skip to main content

El Obispo inaugurará y bendecirá la residencia “San Gabriel”

By 23 de julio de 2021751

Situada en el antiguo seminario “Los Ángeles” de Hornachuelos servirá a personas que han cumplido penas de prisión y necesitan formación y ayuda para afrontar la vida en libertad. Tres religiosas hospitalarias de Jesús Nazareno y el director del secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria, José Antonio Rojas Moriana, acompañarán cada día a los residentes, que podrán obtener formación profesional como agricultores y apicultores. También se han programado talleres de albañilería, fontanería y electricidad

El Obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, inaugurará y bendecirá el próximo uno de agosto las instalaciones de las Residencia “San Gabriel”. Este nuevo servicio de la Diócesis, impulsado y sostenido por el Obispado de Córdoba, está pensado “para personas que salen de la prisión sin ningún apoyo familiar, con una situación psicológica muy deteriorada”, explica el director del secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria, José Antonio Rojas Moriana, dedicado desde hace años junto al Obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, a materializar este proyecto.

El objetivo de este nuevo centro de atención diocesano es promover la reinserción social de las personas que salen de presión sin contar con referentes afectivos y con pocas posibilidades de encontrar trabajo para conseguir la integración plena. Esta residencia quiere ser “una casa de familia donde la gente se sienta acogida y pueda reinsertarse a través de talleres que le permitan encontrar trabajo”. Una de las características de esta “casa” es que no hay programas finalistas, “aquí no puede haber plazos, la idea es aplicar el tiempo necesario para la reinserción social y la rehabilitación personal, porque se trata de personas muy deterioradas”, explica el sacerdote que a partir del uno de agosto dedicará su labor, siempre vinculada a la pastoral penitenciaria, a acompañar y cuidar a estas personas junto a tres hermanas hospitalarias de Jesús Nazareno, que vivirán también en la residencia.

Para construir el puente que conecte a los residentes con la realidad laboral y social tras su salida en prisión, el centro contará con dos monitores y otros profesionales para la integración y la capacitación profesional que acumulan muchas experiencias como trabajadores sociales de Cáritas Diocesana de Córdoba, entidad que aporta el servicio de psicólogos y educadores.

A partir de agosto, dos serán los primeros residentes de este nuevo centro con capacidad u7n total de siete. El inmueble consta de planta baja, dedicada a zonas comunes (comedor, despensa, comedor, baño y despacho), más una primera planta donde está situada la Capilla y algunas de las siete habitaciones que se completan en una segunda planta, dedicada únicamente a dormitorios. La tercera planta cuenta con un aula de naturaleza, dado que el paraje del Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos permite la observación del enclave medioambiental y permitirá el desarrollo de actividades de grupo, en la planta superior se sitúa la terraza, otro impresionante mirador.