Skip to main content

“Doy gracias a Dios por llamarme a este servicio”

By 23 de septiembre de 2021755

Salvador Ruiz se despide como presidente de la Acción Católica General en Córdoba, cargo que ha ocupado los últimos ocho años

El próximo domingo, 26 de septiembre, se va a celebrar la Asamblea Diocesana de la Acción Católica General en la diócesis de Córdoba, en la que además de presentar el material de formación y la programación de este curso, se elegirá nuevo presidente diocesano.

Los últimos ocho años ha ocupado el puesto Salvador Ruiz, para el que ha sido “un enorme privilegio haber podido servir a la Acción Católica”. Muchas son las vivencias que recuerda Salvador como importantes, campamentos de verano, ejercicios espirituales, retiros, escuelas de acompañantes, el Encuentro Diocesano de Laicos o el Congreso Nacional de Laicos “Pueblo de Dios en salida”, entre otros.

Asimismo, guarda también el servicio “ordinario” de visitar tantas parroquias durante este tiempo para presentar el proyecto “precioso” que es la ACG, con el que la Iglesia se empeña en proponer que es el momento de ir caminando juntos en actitud sinodal y de asumir la responsabilidad de la misma.

Salvador reconoce que en estos ocho años han intentado sembrar la semilla de este proyecto para “articular el laicado de parroquias en los tres sectores, niños, jóvenes y adultos”, desde una identidad claramente parroquial y diocesana junto a “nuestros párrocos y al Obispo” formando grupos parroquiales donde los laicos puedan formarse y celebrar la fe.

El presidente saliente quiere dar gracias “a Dios y a la Iglesia que me llamaron a este servicio”, también agradece a los miembros de la comisión diocesana su labor, a los consiliarios y al obispo, monseñor Demetrio Fernández especialmente “por su apoyo constante y su convencimiento de que la Acción Católica General no es una moda sino una necesidad”.

Ruiz acaba esta etapa convencido de que “lo mejor está por llegar” y confía en que el nuevo presidente conseguirá “aunar esfuerzos en esta tarea tan bonita de apostolado seglar”. Salvador invita a “permanecer ahora más que nunca, como decía el lema del Encuentro Diocesano de Laicos, Unidos para que el mundo crea”.