Skip to main content

El Obispo ordena diácono al hermano Abdón

By 1 de octubre de 2021756

El Prior del Monasterio de Santa María de las Escalonias, el hermano Abdón Rodríguez Hervás recibió el diaconado el pasado domingo

A punto de celebrarse la ordenación de los nuevos presbíteros para la diócesis de Córdoba, el Monasterio de Santa María de las Escalonias se llenó de gozo al celebrar la ordenación diaconal del Prior, el hermano Abdón Rodríguez Hervás.

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, fue el encargado de administrar el primer grado del orden sacerdotal a este religioso acompañado por su comunidad, por Javier Urós Murillo, abad del Monasterio de Santa María de la Oliva del que depende jerárquicamente el Monasterio de Santa María de las Escalonias, y los futuros presbíteros de la diócesis de Córdoba, a quienes instó a ser fieles a su ministerio y a seguir los pasos de Jesucristo, tal y como ya lo hizo el hermano Abdón cuando decidió ingresar en la orden cisterciense de la Estrecha Observancia tras una adolescencia cargada de rebeldía.

El hermano Abdón desde niño era monaguillo en su parroquia, pero al llegar a la adolescencia se apartó totalmente de la Iglesia convirtiéndose en un ateo militante muy activo. Tuvieron que pasar más de veinte años, toda la etapa estudiantil, universitaria, y a través de la incorporación al mundo laboral, fue cuando comenzó a tener contacto con religiosos en los años que pasó trabajando con las personas sin techo y más excluidas de la sociedad.

“Para mí era un grandísimo interrogante su alegría de vida, su fortaleza, yo miraba mis equipos de profesionales que en aquellos años era de lo mejor que había en Andalucía, era un campo novedoso y a nivel formativo éramos pioneros, pero me llamaba mucho la atención el trabajo y la delicadeza de los centros religiosos con los que colaborábamos. Ahí comienza el interrogante de la fe, es decir, el efecto de la fe en el corazón y la mente de las personas que la profesan. Ese interrogante permaneció ya siempre conmigo”, aseguraba Abdón en una entrevista para “Iglesia en Córdoba”.

Este religioso sintió un deseo interior de conocer la vida monástica y fue entonces cuando tomó la decisión de dejarlo todo e ingresar en el monasterio para dedicar su vida enteramente a la contemplación.

Según las constituciones de las órdenes cistercienses de la Estrecha Observancia, el Prior debe ser ordenado presbítero para ser pastor de la comunidad, un paso que dará próximamente, en la Santa Iglesia Catedral.