Skip to main content

La exposición “Punto y Seguimos. La vida puede más” recibe casi 3000 visitas

By 1 de octubre de 2021756

El Obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, clausuró la exposición itinerante de fotografías "Punto y Seguimos. La Vida puede más", que ha permanecido abierta desde el 6 de septiembre

La Exposición de fotografías “Punto y Seguimos. La vida puede más” ha recibido casi 3000 entre el 6 y el 26 de septiembre, día en que la Iglesia celebró la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado.

Esta exposición itinerante, organizada por el Departamento de Trata de personas del Secretariado de la Subcomisión Episcopal para Migraciones y Movilidad Humana,  pone en evidencia a través de 41 fotografías y 6 paneles la realidad de la trata de personas narrada en primera personas para visibilizar y sensibilizar a la sociedad ante esta situación de abuso y explotación de personas.

La muestra, que reanuda su camino hacia Miranda del Ebro, presenta tres líneas argumentales. De un lado, ofrece fotografías el drama vivido por las personas que han sufrido la situación de trata, de otro quiere reflejar la esperanza de una vida libre de explotación y también ofrece las imágenes que reflejan la implicación de la Iglesia y la sociedad en general con las víctimas.

Las fotografías están acompañadas de palabras de las personas que han sido víctimas de la trata, pasmadas en frases que acompañan las imágenes.

La muestra, que reanuda su camino hacia Miranda del Ebro, presenta tres líneas argumentales. De un lado, ofrece fotografías el drama vivido por las personas que han sufrido la situación de trata, de otro quiere reflejar la esperanza de una vida libre de explotación y también ofrece las imágenes que reflejan la implicación de la Iglesia y la sociedad en general con las víctimas.

Las fotografías están acompañadas de palabras de las personas que han sido víctimas de la trata, pasmadas en frases que acompañan las imágenes.

Jornada Mundial de las Migraciones

Por su parte, el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, celebró la Jornada Mundial del Migrante con una eucaristía en la Santa Iglesia Catedral. En su homilía, el prelado destacó que “en el corazón de Dios todos tenemos un lugar seamos del color que seamos, de la edad o de las ideas que cada uno tenga”. “El corazón de Dios es inclusivo, no es excluyente de nada ni de nadie” señaló el Obispo y apuntó que “la inclusión no es una moda de nuestra época sino que responde a una cualidad del corazón de Dios”. Asimismo, pidió que “todos los migrantes sean para todos una llamada fuerte”.

Tras la eucaristía, los asistentes salieron al Patio de los Naranjos acompañados del Delegado diocesano de Migraciones, Manuel Vida, para leer un manifiesto con parte del mensaje que el Papa Francisco ha publicado este año para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado que ha llevado por lema “Hacia un nosotros cada vez más grande”.