Skip to main content

«Perseverad en el amor de Cristo»

By 28 de octubre de 2021760

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ordenó presbíteros a Francisco Javier Muñoz García y Miguel Ramírez González, el pasado viernes, 22 de octubre, en la Santa Iglesia Catedral

Francisco Javier Muñoz García y Miguel Ramírez González son los nuevos sacerdotes de la diócesis de Córdoba. Ambos recibieron el grado del orden sacerdotal el pasado viernes, 22 de octubre, memoria litúrgica de san Juan Pablo II, de manos del obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

En su homilía, el Obispo les recordó a los nuevos presbíteros que el Sacramento del Orden los hace “ministros de Jesucristo” para ejercer una gran labor en la sociedad. Desde su experiencia como sacerdote, el prelado les manifestó la gran alegría que experimentarán cuando comprueben cómo a través de sus palabras, “Dios da consuelo a tantas personas y actúa sobre nosotros”.

Monseñor Demetrio Fernández incidió además en la importancia de cuidar a los sacerdotes, como pone de manifiesto en su Carta Pastoral al inicio de curso, porque “son un gran regalo para la Iglesia y para la sociedad. Hemos de cuidarlos con la oración, apoyándole, colaborando con las actividades pastorales que se organizan en la parroquia y demás, porque no es fácil ser sacerdote hoy”. Al hilo de esto, les pidió perseverar en el amor de Cristo, “un amor que producirá fruto cuando sea, que sembrará esperanza aunque encontremos indiferencia”. “Ante las dificultades acudid a Jesucristo, que es Él el que os ha llamado”, aclamó.

Monseñor Demetrio Fernández insistió en la importancia de ser “verdaderos partícipes del Evangelio de Cristo” e instó a los presentes a orar por las vocaciones recordando la expresión de San Juan de Ávila: “la reforma de la Iglesia vendrá por la renovación de los sacerdotes y el fervor de los seminarios”.

Durante el rito de ordenación los candidatos se postraron en el altar para el canto de las Letanías; a continuación, el Obispo y los presbíteros que concelebraron les impusieron las manos; posteriormente, se les colocó la estola y la casulla; siguieron con la unción de las manos con el Santo Crisma y terminaron con la entrega de la patena y del cáliz.

Los nuevos diáconos, del Seminario Conciliar “San Pelagio”, recibieron así el grado del orden sacerdotal acompañados de numerosos sacerdotes de la Diócesis, los rectores, formadores y alumnos de los Seminarios, así como sus familiares y amigos.

Primeras misas

Miguel Ramírez González celebró su primera misa el 23 de octubre, en la parroquia de San Miguel Arcángel de Palenciana; y Francisco Javier Muñoz García lo hizo en la parroquia de la Santísima Trinidad y María Inmaculada de Priego de Córdoba, el 24 de octubre.