Skip to main content

«Pidamos el don de la generosidad como José y María»

By 9 de diciembre de 2021766

Los jóvenes de la Diócesis protagonizaron la Vigilia de la Inmaculada en la que estuvo presente la imagen de San José Artesano de Lucena

La Delegación de Juventud, la Pastoral Vocacional y la Vocalía de Juventud de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba fueron las encargadas de organizar la Vigilia Diocesana de la Inmaculada el martes, 7 de diciembre, en la Santa Iglesia Catedral.

La jornada comenzó con una procesión desde la parroquia de San Francisco y San Eulogio hasta la Santa Iglesia Catedral con la imagen de la Virgen de los Ángeles, una Inmaculada del Seminario Menor, y San José Artesano de Lucena, que por primera vez estuvo en esta celebración con ocasión del Año Jubilar Josefino.

Un gran número de jóvenes se adentraron en el templo principal de la Diócesis acompañando a ambas imágenes para celebrar la Vigilia junto al obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

En la víspera de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, los jóvenes tuvieron la oportunidad de compartir una jornada de oración ante el Santísimo, en la que profundizaron en distintos textos del Evangelio ante la presencia de Jesús Sacramentado y donde manifestaron que en este día tan especial “los padres de Jesús nos invitan a adentrarnos en el misterio de sus vidas; María y José nos quieren abrir de par en par las puertas de su corazón, nos quieren llevar esta noche ante su querido hijo”.

Por su parte, el Obispo se dirigió a los jóvenes para alentarles a acudir a María y a José como modelo de vida. “En este Año Jubilar Josefino proclamado por el Papa Francisco recordamos que la Inmaculada y San José fueron elegidos por Dios para acoger el misterio de Cristo”, afirmó el prelado al tiempo que recordó el sí de ambos a la voluntad de Dios.

“Lo más hondo del corazón del hombre se dice en silencio, como recibió José la petición que el Ángel le indicó”, expresó.

Dirigiéndose a los jóvenes novios que se preparan para el matrimonio y a los que ya han contraído matrimonio, les instó a abrirse a vivir según los planes de Dios y siguiendo su voluntad. “Cada uno es llamado a una vocación y es importante seguir los planes de Dios, por ello, pidamos también a Jesucristo que siga llamando a jóvenes para ser sacerdotes al servicio del pueblo de Dios, que les conceda esa entrega y disponibilidad, pidamos el don de la generosidad, esa actitud de José y María”, alentó el pastor de la Diócesis.

Seguidamente, dio testimonio el joven Abraham Luque, justo un día antes de ser ordenado diácono.