Skip to main content

“La familia es de institución divina”

By 31 de diciembre de 2021769

El Obispo celebra la festividad de la Sagrada Familia con una eucaristía en la Santa Iglesia Catedral

La Delegación diocesana de Familia y Vida ha celebrado un año más la festividad de la Sagrada Familia junto a los matrimonios que han celebrado este año las Bodas de Oro o de Plata con una eucaristía en la Santa Iglesia Catedral presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

Durante la homilía el prelado recordó que la fiesta de la Sagrada Familia en el contexto de la Navidad nos invita a reflexionar “sobre una prolongación del misterio de la encarnación”, el hijo de Dios al hacerse hombre ha santificado la familia, la ha bendecido y la ha consagrado con el sacramento del matrimonio. La familia por tanto “es de institución divina, es la garantía de la perpetuación de la especie humana” apuntó el Pastor de la Diócesis. El amor debe ser “el vínculo de vuestra permanencia, el perdón, sed humildes, comprensivos, sobrellevaos mutuamente con amor” pidió monseñor Demetrio Fernández. Cuando hay amor los defectos del otro se disculpan, se perdonan, ese amor se alimenta en la relación con Dios que os ha consagrado el uno para el otro como esposos. Dios está presente y “convierte el amor humano en un vehículo de santificación de uno para el otro”. Ante cualquier problema familiar es Dios quien sostiene la esperanza. El matrimonio según el plan de Dios “es un gran invento para el corazón humano porque la persona humana no puede vivir sin amor” continuó el Obispo.

“La Iglesia os recuerda que el Señor se ha comprometido con vosotros hasta el cielo, confiad en esta promesa”. Monseñor Demetrio Fernández deseó una feliz fiesta de la Sagrada Familia “especialmente a los matrimonios y las familias que celebráis las bodas de plata o de oro”.

Estamos en el año de la familia “Amoris Laetitia”, recordó el prelado, donde el Papa Francisco quiere “que profundicemos en esa carta apostólica sobre el matrimonio y la familia” y a final de curso será el encuentro mundial de las familias porque “le queremos decir al mundo entero que la familia no es un problema sino la solución a casi todos los problemas”. Monseñor Demetrio Fernández agradeció a los delegados de familia y vida, a los consiliarios y colaboradores la labor que hacen dentro de la Iglesia y destacó que la pastoral familiar lleva consigo la tarea de “acompañar y educar para el amor a las familias en todos los momentos y circunstancias”.

Fue “un momento único para dar gracias a Dios por la familia, ocasión para pedir de nuevo al Señor que siga bendiciendo con su gracia, y además, oportunidad de ser testimonio gozoso de la belleza, verdad y bien de la realidad matrimonial y familiar para tantas parejas que están en camino”, aseguraron los delegados de Familia y Vida, Darío Reina y Pilar Gálvez.