Skip to main content

ENERO

By 23 de diciembre de 2021Anuario 2021 I

Comenzamos el año 2021 unidos a la Vida Consagrada, especialmente a las Carmelitas Descalzas de Aguilar de la Frontera, que vieron cómo el Ayuntamiento retiraba la Cruz de las Descalzas. Aguilar de la Frontera representó el dolor de muchos cristianos que tienen en la Cruz de Cristo el símbolo de la paz y el perdón. La imagen de la grúa arrancando del Llano la Cruz de las Descalzas recorrió todas las redes sociales y televisiones.

Por otro lado, la misión de la diócesis de Córdoba en Picota cumplió diez años. Una década en los que no han faltado sacerdotes para atender a los fieles de la selva peruana, diez años de servicio junto a las Obreras del Sagrado Corazón de Jesús, las cuales nos ofrecieron su testimonio y la labor que prestan, en especial, a las niñas de la Casa-Hogar “Nuestra Señora de Araceli”.

Mientras tanto, a la parroquia de la Inmaculada y San Alberto Magno de Córdoba llegó un nuevo icono al templo, el de la Madre de Dios de Fátima, una copia de la obra del iconógrafo Ivan Lvovich, en colaboración con el sacerdote católico Alejandro Burgos, para servir a la unidad de los cristianos y a la devoción a la Virgen de Fátima.

Además, en este mes, vio la luz “Testigos de Cristo, Beatos mártires de la Diócesis de Córdoba, 1936-1939”, el libro del sacerdote Miguel Varona que contiene 127 biografías escuetas, con unas breves pinceladas sobre sus vidas y los martirios de todos los nuevos Beatos de la Iglesia católica.