Skip to main content
NÚMERO 767 • 19 DE DICIEMBRE DE 2021

CÁRITAS DIOCESANA PRESENTA
SU CAMPAÑA DE NAVIDAD

«Cuando en los pobres veamos el rostro de Cristo será Navidad»

CULTOS DEL TIEMPO DE NAVIDAD EN LA SANTA IGLESIA CATEDRAL 2021

APUNTES

Visita al Seminario Redemptoris Mater de los voluntarios de la DELE

El rector, Jacob Martín, enseñó a los voluntarios de la Delegación de Juventud cómo es la vida en el Seminario Diocesano Misionero el pasado domingo, 12 de diciembre.

Retiro de Adviento para los Equipos de Nuestra Señora

La parroquia de San Pelagio, en Córdoba, acogió el pasado sábado 11 de diciembre, un retiro de Adviento de Equipos de Nuestra Señora.

El Seminario Menor monta su Belén

El Seminario Menor ha recuperado la tradición del montaje del Belén en los últimos años y cada Navidad intentar ampliarlo con más edificios y figuras. Se trata de un Belén de estilo tradicional, en el que aparecen edificios rurales típicos de Andalucía, entre otros elementos.

Un Belén navideño abierto a visitantes

La parroquia de San Basilio expone un Belén a través de la hermandad del Tránsito, abierto al público de lunes a domingo, en horario de 19:00 a 20:30, y los domingos de 10:30 a 14:00 horas.

VOZ DEL PASTOR

Domingo mariano

QUERIDOS HERMANOS Y HERMANAS:

El domingo es el día del Señor. En el domingo celebramos a Cristo vencedor de la muerte por la resurrección. Pero este domingo cuarto de adviento es el domingo de María. Jesucristo va escondido en el vientre virginal de su madre, y su madre se convierte así en centro de atención de este cuarto domingo de adviento. En la cercanía de la Navidad, María adquiere un protagonismo central. El centro siempre es Jesucristo, pero en estos días para mirarle a él tenemos que mirar a su Madre santísima, que lo lleva en su vientre como una custodia purísima.

“Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”, le dice su prima Isabel al recibir la visita de María. María es modelo para el creyente, ella ha vivido en la fe toda su vida, ella ha pasado por la noche oscura, la más oscura noche de la historia. Abraham es nuestro padre en la fe, porque en la fe tuvo que ofrecer a su hijo, aunque no consumó su muerte. Dios se lo dio de nuevo después de comprobar una fe más grande que todos los sentimientos humanos. En María se supera esa cota, porque María ha visto con sus ojos la muerte de su Hijo, y ella ha esperado contra toda esperanza que su Hijo resucitaría. María es la mujer que ha sostenido su fe, incluso junto a la Cruz de su Hijo, incluso cuando su Hijo moría por todos nosotros. María es la mujer creyente que inspira nuestra fe.

María concibió primero en su mente por la fe y después concibió en su vientre, donde el Hijo de Dios se ha hecho carne. María ha mirado a su Hijo siempre con ojos de fe. Es hijo de sus entrañas, de su carne y de su sangre, y es Hijo de Dios, porque ella sabe y recuerda cómo surgió este niño en su vientre. Dichosa tú que has creído. En esta actitud creyente María es modelo para todo creyente.

En este domingo especialmente, Cáritas diocesana tiende su mano para pedirnos una aportación económica por nuestra parte para el sostenimiento de la Casa Diocesana de Acogida “Madre del Redentor”, que cumple estos días veinte años de funcionamiento. Fue una iniciativa del Año jubilar 2000, siendo obispo de Córdoba D. Javier Martínez. Ahí están los frutos de caridad cristiana. Durante estos veinte años esta Casa ha estado siempre llena al completo. En esta Casa todos los cristianos de Córdoba prestan cobijo a los sin techo. Primero con cuarenta plazas y en los últimos años doblando la capacidad hasta ochenta, en el Ala de Baja Exigencia (ABE).

Todavía hay un centenar más de personas que viven en los cartones, sin techo ni cama, y que claman a nuestra conciencia cristiana, sobre todo en estos días de invierno y de frío. A todos estos llega la “UVI social”, en la que Cáritas tiene un papel muy importante.

En muchos de nuestros pueblos, también las parroquias atienden a los sin techo transeúntes, pero es en la ciudad donde más se concentra esta necesidad.

En la Casa de Acogida “Madre del Redentor” no contamos con ninguna ayuda de la Administración ni de los fondos sociales de la X.  El Cabildo de la Catedral es el principal benefactor, junto al obispado y las limosnas de todos. “Esta Navidad nadie sin hogar” (#NavidadConCasa) reza la campaña de este año, recordándonos que, cuando el Hijo de Dios vino a este mundo, vivió esa realidad de no encontrar casa para él, ni siquiera para que su madre le diera a luz. Jesús ha “tocado” esa realidad de los sin techo, que sigue siendo actual en nuestros días. Cuando nosotros damos esta limosna, estamos tocando la carne de Cristo, la carne doliente y estremecida por el frío del invierno, la carne de los que no tienen donde reclinar su cabeza. Alguno de ellos ha muerto este año en esta situación.

Que la Navidad nos abra el corazón a la solidaridad fraterna que Jesús ha establecido por su encarnación, prolongándose en cada hombre. “Lo que hagáis a uno de estos mis humildes hermanos, a mí me lo hicisteis”. Que Dios os lo pague con creces.

Recibid mi afecto y mi bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

CAMPAÑA DE NAVIDAD DE CÁRITAS DIOCESANA

«Cuando en los pobres veamos el rostro de Cristo será Navidad»

Como cada año Cáritas Diocesana ha lanzado su campaña de Navidad a favor de las personas sin hogar con el lema “Esta Navidad nadie sin hogar”. La entidad celebra este año además el veinte aniversario de la Casa de Acogida “Madre del Redentor” por la que han pasado en los últimos veinte años más de diez mil personas

Seguir leyendo
LIBRERÍA DIOCESANA

Por qué leer a Dostoyevski

Antonio Schlatter Navarro
Ediciones Universidad de Navarra

Se cumplen doscientos años del nacimiento de Fiódor Mijáilovich Dostoyevski (Moscú 1821, San Petersburgo 1881). Buen momento para lanzarse al reto intelectual que supone la lectura de este genio literario. ¿Vale la pena esa aventura? ¿Qué puedo esperar, qué me puede aportar? ¿Es verdaderamente un escritor tan indispensable?.

Estas páginas buscan despertar el interés de quienes se han planteado alguna vez ese reto, ayudarles a hacerlo correctamente, y animar así a quien aún no haya vivido la experiencia performativa que supone leer a Dostoyevski. Por más que viviera en circunstancias muy ajenas a las nuestras, fue un autor que comprendió como muy pocos el alma humana universal y enseña a vivir en el misterio de Dios, del hombre y del mundo. Un novelista con quien poder aventurarse en unos parajes que por nosotros mismos no seríamos capaces de conocer a fondo: la extrema paradoja de la condición humana; las incongruencias de pretender vivir como si Dios no existiera; el abismo de la misericordia divina o el peso infinito que puede tener un instante o una decisión; el inmenso poder del sufrimiento humano. La vacuna perfecta para curar la peor pandemia que existe: la indiferencia.

El libro está disponible en la Librería Diocesana. Puede realizar su pedido a través del correo electrónico libreria@diocesisdecordoba.com o a través de WhatsApp 655 156 557.

AL TRASLUZ

ANTONIO GIL. Sacerdote

«La Virgen sueña caminos...»

Nos encontramos ya en vísperas de la Navidad y el Adviento agota sus últimos días contemplando a la Virgen María y a su esposo, José, mientras nos llega el eco de una preciosa canción: “La Virgen sueña caminos, está a la espera. / La Virgen sabe que el niño está muy cerca…”.

El Evangelio del IV domingo de Adviento nos presenta a María, poniéndose en camino, y de prisa, una vez que el ángel del Señor le ha anunciado que va a ser madre. El Papa Francisco la ha llamado “Virgen de la prontitud”. Y el camino de Nazaret a la montaña de Judea es una verdadera “procesión del Corpus”, según Benedicto XVI: “La Nazarena lleva en su seno el cuerpo y la sangre de Cristo”. Por este motivo, san Juan Pablo II la llamó “Mujer eucarística”.

Lucas, el evangelista de los pobres y sencillos, el evangelista de la misericordia y de la ternura de Dios, nos narra el encuentro entre dos mujeres, Isabel y María, para recordarnos las “visitas” de Dios a nuestra vida. Y la hermosa lección de la Virgen: “Si de verdad se escucha la Palabra de Dios, transmitida a María por medio del ángel, entonces hay que levantarse y partir”. El viaje de Galilea a Judea nos evoca “el viaje misionero” de todo creyente que escucha la Palabra y quiere ser instrumento de Dios para la salvación. La experiencia de un “verdadero encuentro” con Dios empuja necesariamente a salir de nosotros mismos y servir a los demás.

«Las Descalzas» de Aguilar (Xi):
galería de Madres Prioras

En el interior de la clausura se conservan tres retratos de monjas carmelitas que habitaron en este Monasterio durante los siglos XVII y XVIII, siendo todas ellas modelos de virtud, obediencia, castidad, humildad y oración.

El primero de ellos representa a María Antonia del Santísimo Sacramento. Hija de don Antonio de Toro y Palma y doña María de Vega, se le consideró ya en vida como dechado de santidad. Guardaba con bastante rigor el ayuno y abstinencia durante todo el año. Sus penitencias se multiplicaban cuando se retiraba a realizar los ejercicios en la ermita. Solía dormir muy poco y por la noche se dedicaba a andar la Vía Sacra con una pesada cruz al hombro. Sus últimos meses acabó postrada en cama a causa de un cáncer. Recibió el Viático hasta en cuatro ocasiones y murió el 19 de octubre de 1705, a los 53 años de edad y 34 de hábito. Por encargo de sus hermanos, una vez fallecida, se realizó este lienzo, del cual existe una copia en la bóveda de la nave central del templo conventual. Fue dos veces Priora y durante sus mandatos se efectuaron los cinco retablos de la iglesia, entre otras mejoras.

El segundo retrato corresponde a Ana Bernardina de San Bernardo, tercera hija del fundador, don Rodrigo de Varo. Gracias a su educación religiosa, ingresó a este «palormacito » con 13 años. Sobresalió en humildad y caridad, y era fiel devota de la Pasión de Cristo, de la Virgen, de San José, Santa Teresa y Santa Bárbara. Expiró el 19 de mayo de 1717, el mismo día que cumplía 51 años de edad y 38 de hábito.

Por último, la tercera obra se dedica a Josefa Victoria de la Encarnación, hermana carnal de María Antonia del Santísimo Sacramento. Vivió 85 años, hija predilecta de sus progenitores y pese a la insistencia de algún pretendiente, a los quince años declaró que su corazón «solo es y será eternamente de mi Señor». Ocupó la plaza número 21 de la Comunidad del momento y fue Prelada durante siete trienios. Sus mandatos eran tan eficaces como milagrosos. Además de aportar una dote superior a 9.000 ducados, compró una casa que permitió construir la mitad del convento (celdas y demás oficinas). Falleció el lunes, 27 de julio de 1750, y vistió el santo hábito por un periodo de 68 años. Como anécdota, es el único retrato de los tres existentes en el que aparece algún dato relacionado con su autoría («Fecit Thadeo»).

Continuará…

«La Coronada»

Ubicada en la hornacina principal que preside la Sala Capitular, se trata de un conjunto escultórico realizado madera tallada, dorada, policromada y estofada que representa la Coronación de la Virgen María por la Santísima Trinidad. Se adscribe a la escuela granadina y, en su momento, presidió el retablo principal del Monasterio de Nuestra Señora de la Asunción o de la Coronada de Aguilar (monjas clarisas), fundado en 1566, despertando gran concurso devocional en la comarca.