Skip to main content

La historia de los mozárabes, un legado compartido

By 23 de abril de 2021Tema de la semana

El II Congreso Internacional sobre Historia de los Mozárabes ha reunido en la ciudad a más de medio centenar de especialistas en la materia bajo el título “Pasado, presente y futuro de una comunidad bajo dominio islámico”.

A través de un amplio programa académico se abordó la huella que dejaron y su influencia en los reinos cristianos donde llegaron a conformar una identidad propia. Se expusieron nuevas perspectivas que ayudaron a ahondar más en el conocimiento de esta época de la mano tanto de especialistas de prestigio consagrado como de historiadores e investigadores jóvenes. Miembros de la Real Academia de la Historia, como Luis García Moreno, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Alcalá de Henares; Serafín Fanjul, catedrático de Estudios Árabes e Islámicos y Estudios Orientales de la Universidad Autónoma de Madrid; María Jesús Viguera, catedrática de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Complutense de Madrid; José Ángel García de Cortázar, catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Cantabria; Gregoria Cavero, catedrática de Historia Medieval de la Universidad de León; Cyrille Aillet, profesor de Historia y Arqueología de Sociedades Medievales de la Université Lumière-Lyon II; o monseñor Amel Nona, arzobispo de la Diócesis Católica Caldea en Australia y Nueva Zelanda, fueron algunos de los ponentes del Congreso.

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, definió la cita como “una gran oportunidad para aprender más sobre la comunidad mozárabe que durante siglos ha sido una comunidad de una fe muy intensa”.

Ponencias, mesas redondas y celebraciones marcaron los cuatro días del Congreso que arrancó con un minucioso estudio de la idiosincrasia mozárabe desde diferentes ámbitos como la Lengua, la Literatura, la Arqueología, la Historia, el Arte y la Liturgia, con el objetivo de analizar, estudiar y reivindicar desde un ámbito académico la historia mozárabe, y con el fin de situar a nuestra ciudad como un referente de esta temática.

“La Mezquita, uno de los monumentos mundiales más estudiados desde el siglo XVIII”

La elección de Córdoba como lugar de la celebración del II Congreso Internacional sobre Historia de los Mozárabes no fue una cuestión baladí ni caprichosa, pues la comunidad mozárabe tuvo singular vigor en la antigua Bética y, sobre todo, en la capital del estado andalusí. Desde aquí y otras ciudades como Toledo, los mozárabes se enfrentaron al poder Omeya. Precisamente sobre esto se reflexionó ampliamente de la mano de grandes expertos de la historia andalusí.

“Los precedentes de la ciudad mozárabe. El urbanismo de la Mérida tardoantigua (ss. V-VIII)” a cargo del investigador científico Pedro Mateos, y “El reconocimiento arqueológico de las comunidades cristianas en las mudum andalusíes. El ejemplo de Córdoba” de la mano del arqueólogo Alberto León junto al miembro de la Gerencia de Urbanismo, Juan Murillo, marcaron la sesión de arqueología con la que abrió el Congreso.

En lo que respecta al bloque de lengua y literatura, la catedrática de estudios árabes e islámicos, Mª Jesús Viguera, ofreció una visión sobre “La Mezquita de Córdoba en los textos árabes”. La ponente aseguró que la Mezquita “es uno de los monumentos mundiales más estudiados desde el siglo XVIII”. Comentó los precedentes de muchas actuaciones de los Omeyas de Córdoba recorriendo a los textos para informar sobre las sucesivas construcciones sombrías en la Mezquita Aljama, “una gran construcción convertida en un referente dinástico”.

“La potencia de la comunidad mozárabe en Córdoba fue extraordinaria”

Asimismo, una serie de comunicaciones arrojaron luz sobre algunas inscripciones ubicadas en la Mezquita Catedral de Córdoba y el conflicto interracial e interreligioso de mozárabes, judíos, bereberes y muladíes. La directora académica del Congreso, Gloria Lora, disertó sobre este último asunto poniendo de relieve que Córdoba fue la capital del Califato y que la potencia de la comunidad mozárabe en Córdoba fue extraordinaria. “La comunidad mozárabe es muy activa y no está dispuesta a que los pactos que se fijaron a comienzos del siglo VIII se hayan ido rompiendo, junto a otras comunidades religiosas que hay en Al-Ándalus, es decir, la judía, la berebere y la muladíes. Todas van a luchar contra el poder de Córdoba para que se le reconozcan sus pactos, su situación en el seno de la sociedad andalusí” explicó la directora académica del Congreso quien expuso sobre la mesa un conflicto entre varias etnias y distintas creencias judías, cristianas y musulmanas.

También, el Catedrático de Historia Medieval, Rafael Sánchez Saus, habló de “Los mártires mozárabes. Modelos femeninos de heroísmo y santidad bajo dominio islámico”. Y es que uno de los aspectos de la historia de Al-Ándalus menos conocido es cómo se desenvolvió, en un país esencialmente árabe e islámico, la vida de los cristianos que lo habitaron. Durante más de doscientos años tras la conquista de 711-719, los cristianos siguieron siendo una amplia mayoría bajo el duro dominio musulmán, y luego una minoría decreciente hasta su completa extinción en el siglo XII a consecuencia de la progresiva islamización, la emigración en masa y las persecuciones.

Hacia el año mil, aquellos viejos hispanos de religión católica habían absorbido hasta tal punto la lengua y las costumbres de sus dominadores que en el reino de León recibieron el nombre de mozárabes.

En este panorama no podía faltar el tratamiento de la candente cuestión de los mozárabes del presente o algunos de los hitos que han marcado la historia de nuestro país. “La romanización del santoral hispano-mozárabe en la España de los siglos XII-XV”, “El rearme ideológico de la sociedad cristiana a finales del siglo XI y su influencia en el destino del mozarabismo” o “Artes suntuarias en el ámbito funerario cristiano del Norte de la Península Ibérica (ss. IX-XI), fueron algunas de las ponencias de la mañana centradas especialmente en el ámbito litúrgico.

Mesas redondas y referencias a numerosos libros

Diversas mesas redondas completaron el amplio programa del Congreso como la de “Los mozárabes a través de la novela histórica española”. En ella, se dieron cita diversos autores de novelas popularmente conocidas, como el profesor José Calvo Poyato, autor de la novela “El último tesoro visigodo” o el sacerdote y escritor Jesús Sánchez Adalid, conocido popularmente por su novela “El Mozárabe”. “Es muy importante destacar la voluntad de persistencia de los mozárabes en cuanto a sus creencias religiosas, a pesar de que en aspectos culturales de la vida diaria se islamizaron, puesto que el mundo mozárabe sigue siendo importante trescientos años después”, aseguró Calvo Poyato. Algo en lo que coincidió Sánchez Adalid al referirse al mundo mozárabe. Precisamente éste, en su novela “El mozárabe” tuvo la oportunidad de realizar una investigación de los cristianos que habían formado aquella iglesia visigoda.

“El rito hispano mozárabe, nuestra propia historia”

El programa se enriqueció con celebraciones litúrgicas de rito hispano-mozárabe que quedaron en desuso y desaparecieron al imponerse el ritual romano. El arzobispo de Toledo, monseñor Francisco Cerro, y el obispo de Albacete, monseñor Ángel Fernández, presidieron un Lucernarium, pues dar a conocer y difundir la fe por medio del rito hispano-mozárabe fue uno de los signos claves del II Congreso Internacional sobre Historia de los Mozárabes.

El presidente de la Asociación hispano-mozárabe “Gothia” y miembro de la Congregación para el rito hispano-mozárabe, el Padre Diego Figueroa Soler, definió esta oración como “un eco de la gran oración de la tarde que es la Vigilia Pascual y en la que encendemos una luz que representa a Cristo Resucitado, la luz de la vida eterna y la paz que nos trae la salvación”. En su visión sobre la misa en rito hispano, consideró que “nos lleva de vuelta a nuestras raíces y nos supone un conocimiento mayor de como nosotros creemos, del sentido de la celebración”.

El lucernario es las antiguas vísperas, un rito en el que se enciende la luz y se acompaña con el incienso como la oración que se eleva a Dios, y por último, con el rezo de los salmos brevemente cantados. En este sentido, tanto el arzobispo de Toledo como el obispo de Albacete reconocieron que es “un acto profundo, con unos signos bellísimos que expresan a Cristo Resucitado”.

Misa Solemne en la Catedral

El broche final de este Congreso lo puso el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, con la solemne misa en rito hispano-mozárabe. El Obispo afirmó que aunque esta misa tiene sus rasgos propios, “sea cual sea el rito, el núcleo esencial es el mismo, es Jesucristo prolongado en el tiempo a lo largo de los siglos, presente en esta comunidad cristiana por encima de cualquier dificultad”.

De esta forma se cerró el Congreso del que ya se ha podido conocer la gran repercusión que ha tenido, pues la propia web del Congreso arroja unos valores igualmente significativos alcanzando las 133.000 visitas totales.