Skip to main content

«Los padres que acogen a sus hijos enseñan a amar amando»

By 23 de septiembre de 2021Tema de la semana

¿Qué es la Escuela de padres para educación afectivo sexual?

En realidad, se trata más bien, de una Escuela de Familias porque se pretende que la formación no sólo la reciban los padres sino también sus hijos y con ella buscamos ayudar a los padres, en primer lugar, a reconocerse como seres amados y que puedan entender su propia sexualidad, para posteriormente, darle los conocimientos y herramientas para que puedan ayudar a sus hijos a construirse como personas íntegras, desarrollando sus potencialidades y definiendo su identidad sexual dotándoles de estrategias para el desarrollo emocional, la madurez afectiva y el discernimiento libre y responsable.

¿Por qué surge esta necesidad de formarse de los padres ante la educación de sus hijos?

Los padres son primeros y principales educadores y, para educar, se encuentran faltos de formación para hacer frente a las dificultades que presenta la sociedad actual y que está mostrando a nuestros hijos un mundo afectivo y sexual que limita y empobrece al ser humano, impidiendo que la persona llegue a disfrutar de lo bueno y bello que tiene.

Nuestra experiencia en la Pastoral Familiar y en el COF nos descubre que en la era de la información, nuestros hijos no están formados y los padres no saben cómo tratar estos temas con sus hijos de forma sana y con las garantías de que lo que les quieren trasmitir favorezca su crecimiento como persona íntegra, quizá porque ellos no recibieron este tipo de educación, quizá porque, aunque la recibieron, el contexto sociocultural ha cambiado tanto que no les vale lo que saben,… y una infinidad de causas que hacen que los padres demanden este tipo de formación.

¿Cuáles son las bases de esta educación que se da a conocer en la escuela de padres?

Partimos de la premisa de que, para poder acompañar en la labor educativa en el ámbito afectivo-sexual de nuestros hijos, es fundamental que cada uno de los padres se conozca y sea capaz de responder a la pregunta “¿quién soy?, para así poder descubrir en el otro “¿quién eres?”. Por lo tanto, el autoconocimiento inicial nos ayudará a descubrir la maravilla que hay en mí, para posteriormente descubrir lo valioso que hay en ti.

Y a la hora de enseñar este plan a nuestros hijos tenemos que tener en cuenta que no hay sentido a todo esto si no hay un origen y un destino. No somos frutos del azar o del error, sino que hemos sido pensados, queridos y creados por amor, a imagen y semejanza de Dios. Los padres que acogen a sus hijos enseñan a amar amando. No censurando las preguntas o inquietudes, sino buscando qué encierran, en el fondo, esas preguntas.

Y ante esta realidad, la Iglesia sale al encuentro para acompañar y acercar una formación acorde con una visión antropológica cristiana del ser humano.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de los padres ante la educación afectivo-sexual de sus hijos?

Educar a los hijos es quererlos y, quererlos bien. Es cumplir con la misión encargada de cuidar de ellos. Los padres deben ser los primeros y principales educadores. La realidad nos muestra, que en la era de la información, nuestros hijos no están formados y que los padres, en muchos casos, tampoco saben cómo tratar el tema de la sexualidad con sus hijos de forma sana y con las garantías de que lo que les quieren trasmitir favorezca su crecimiento como persona íntegra.

Muchos padres quieren hablar con sus hijos, pero hay un salto sociocultural tan grande que no encuentran las palabras para hacerlo. Pero es que no necesitamos expertos, sino padres y madres que amen a sus hijos y que se pongan en verdad delante de sus hijos. Cuando un niño siente que sus padres le aman, empieza y termina la educación sexual, la formación ya se ha llevado a cabo. Partimos de la idea de que la relación educativa que establecen los padres con los hijos tiene su origen en lo que ellos son y viven.

Los cambios sociales que tienen lugar en el entorno en que vivimos nos exigen, como padres, una continua y rápida renovación para dar respuesta a la realidad de nuestros niños y jóvenes. Es fundamental ayudar a los hijos a construir su propia identidad como personas, para que así puedan hacer frente, con una mirada positiva y llena de significado, las diferentes circunstancias con las que se encontrarán en los distintos momentos de la vida.

¿Han perdido los jóvenes la conexión con sus padres a la hora de recibir esta educación? ¿Por qué medios asimilan esta parte fundamental de sus vidas?

Sí, los jóvenes han dejado de tener a sus padres y otros adultos como referente a la hora, no sólo, de recibir una formación en el ámbito afectivo y sexual, sino también a la hora de tener un ejemplo y testimonio de vida de entrega y donación entre los cónyuges y con la familia.

Las redes sociales e Internet se han convertido en su medio principal de información para adquirir conocimientos de sexualidad, una sexualidad que se encuentra disociada del amor y que se centra casi exclusivamente en la genitalidad. Todo lo que no aparezca en un buscador, que comenten sus youtubers, digan sus “famosos” en Instagram o hagan en Tik Tok no existe o es algo inalcanzable para nuestros jóvenes.

¿En qué hechos tangibles que vemos cada día se puede observar una casi nula educación afectiva sexual?

Los datos nos hablan claro y nos muestran la realidad. La edad media de inicio de consumo de pornografía ronda los once años.Uno de cada diez niños europeos hacen sexting y el 90% de los niños y jóvenes entre 8 y 16 años han visitado páginas pornográficas, el 93% de los chicos y un 62% de chicas. Además, un 58,1% de chicos y un 59,8% de chicas inician sus primeras relaciones sexuales entre los 15 y 16 años. En 2019 se produjeron en España más de 99.000 abortos oficialmente, de los cuales casi 10.500 fueron de menores de 19 años.

Tienen más información que nunca sobre anticonceptivos, posturas y juguetes sexuales… pero nadie les ha explicado para qué sirven la inteligencia y el corazón en el sexo, nadie les ha dicho que ruptura sexualidad/amor les va a producir un vacío interior que cada vez les va a resultar más complicado ocupar, nadie les ha contado que el deseo de satisfacción infinita que llevan dentro no es una maldición sino una promesa destinada a cumplirse.

¿Qué nos dice la Iglesia ante el reto de educar a nuestros hijos en este aspecto?

Dice el Directorio de Pastoral Familiar de la CEE en el punto 91 que, «Los padres son los primeros responsables para llevar a cabo esta educación de la sexualidad, ya en los años de la niñez como luego en la adolescencia. Han de saber ofrecer a sus hijos, en un marco de confianza, las explicaciones adecuadas a su edad para que adquieran el conocimiento y respeto de la propia sexualidad en un camino de personalización. “Siempre se logra más persuadiendo que prohibiendo, especialmente cuando de educar se trata”. Para ello, es importante contar con personas y materiales que proporcionen una ayuda eficaz a los padres en esta tarea. Este tema será uno de los contenidos necesarios en toda escuela de padres»

Ya se nos hablaba de la importancia de la formación de los padres en el ámbito afectivo y sexual para poder acompañar a nuestros hijos dentro del mejor ámbito educativo posible, la familia.

También el papa Francisco nos lo recuerda más recientemente en la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia nos dice «Sí a la educación sexual… Es difícil pensar la educación sexual en una época en que la sexualidad tiende a banalizarse y a empobrecerse. Sólo podría entenderse en el   marco de una educación para el amor, para la donación mutua…».

Tomamos las palabras de nuestro obispo que en la Carta Pastoral para el presente curso nos dice: “Es urgente evangelizar el amor humano a la luz del Evangelio y presentar la sexualidad humana como expresión del verdadero amor, cuyo lugar es el matrimonio”.

Nosotros, desde las familias, parroquias y escuelas, tenemos que tener una propuesta hermosa que ofrecer a nuestros niños, a nuestros adolescentes y a nuestros jóvenes. “La inteligencia busca, pero es el corazón el que encuentra”

A TENER EN CUENTA

· La edad media de inicio de consumo de pornografía ronda los once años

· Uno de cada diez niños europeos hacen sexting

· El 90% de los niños y jóvenes entre 8 y 16 años han visitado páginas pornográficas, el 93% de los chicos y un 62% de chicas

· Un 58,1% de chicos y un 59,8% de chicas inician sus primeras relaciones sexuales entre los 15 y 16 años

· En 2019 se produjeron en España más de 99.000 abortos oficialmente, de los cuales casi 10.500 fueron de menores de 19 años

Fuente: Ministerio de Sanidad
www.daleunavuelta.org

El Consejo de Familia y Vida presentó la Escuela de Familias para la educación afectivo sexual

El primer encuentro del curso de los miembros del Consejo tuvo lugar en la casa de espiritualidad “San Antonio”

Como ya es tradición, el Consejo de Familia y Vida ha iniciado el curso pastoral con una reunión en la casa de espiritualidad “San Antonio”, el sábado, 18 de septiembre. En ella, se presentó la Escuela de Familias para la educación afectivo sexual a través de una charla formativa titulada “Amar: un camino para recorrer juntos”, a cargo de Fernando Sánchez Cámara y Rosario Caballero Cabrera, subdirectores del Centro de Orientación Familiar San Juan Pablo II de la Sierra.

Ante el Obispo, los miembros del Consejo dieron a conocer también la programación para el nuevo curso y realizaron algunas propuestas de cara a los próximos meses.

La reunión culminó con la celebración de la santa misa, presidida por el Obispo. “Como siempre, encomendamos este nuevo curso que comenzamos al Sagrado Corazón de Cristo y al Inmaculado Corazón de María; que nos ayuden a redescubrir la vocación y la misión de la familia en medio de nuestra sociedad”, expresaron Darío Reina y Pilar Gálvez, delegados de familia y vida.