Nuestra vida es una misión. Dios nos llama para salvar

By 7 de enero de 2021Tema de la semana

Las Obras Misionales Pontificias (OMP) celebra en el presente mes de enero la Infancia Misionera 2021 con el nombre “Con Jesús a Nazaret, ¡somos familia!”, como una forma de ayudar a los pequeños a descubrir a Jesús y conocer que desde su hogar pueden ser misioneros.

“Este año la Infancia misionera es ¡somos familia! para seguir conociendo las claves misioneras de la infancia de Jesús, en concreto, las claves misioneras en el hogar de Nazaret. Esta ha sido la razón de empezar el día de la Sagrada Familia, porque este año la campaña lleva una doble dimensión. Por un lado, los niños para que descubran cómo crecen sometidos a la autoridad de sus padres. Ahí se descubren las claves que después van aparecer en su manera de ser, de obrar, de vivir su vida, etc. en el único misionero que es Cristo. Y por otro, van las familias como educadoras de la dimensión misionera de los niños. Una familia que haga posible un crecimiento integral: en gracia (la dimensión de la fe), humanamente y social (política y universalmente)”, explica Antonio Evans, Delegado diocesano de Misiones.

Evans indica que lo importante este año es que los padres “tomen conciencia de que la esperanza de Dios y de la humanidad pasa por que ellos aprendan de José y de María a hacer un misionero, a hacer crecer a su hijo en gracia, en sabiduría y en estatura”, ya que recibir el don del Espíritu Santo es vivir la voluntad de Dios y eso el niño tiene que palparlo y que mamarlo de forma natural. “Si el niño no lo ve y no lo respira, no lo puede vivir, porque los valores no se enseñan, sino que se contagian”, asegura. Y es que como afirma el Delegado, “la esperanza de Dios y de la humanidad pasa porque la familia no se dedique solo a vivir su vida”.

Infancia Misionera es una obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo por medio de actividades en colegios y catequesis con las que se busca educar a los niños en la fe y la solidaridad con la misión.

La OMP indicó en su sitio web que por medio de esta obra los pequeños son misioneros y “protagonistas de la Evangelización”, donde “son los agentes, donantes y receptores de la tarea misionera”.

Con el lema “Los niños ayudan a los niños”, Infancia Misionera es una escuela de fe y de solidaridad.

“Las dimensiones misioneras que se dan en la infancia de Jesús es crear esa conciencia misionera en los niños, para que vayan día tras día tomando conciencia de que su vida es una misión; un enriquecimiento con las distintas razas, culturas y pueblos; la necesidad de un crecimiento integral; y por supuesto, tener disponibilidad misionera”, expresa Antonio Evans.

Como parte del proyecto “Con Jesús Niño, a la Misión”, la OMP lanzó los recursos para la tercera etapa del recorrido por la infancia de Jesús, donde tras la huida a Egipto, la Sagrada Familia puede al fin regresar a casa.

Durante este curso, se dará a conocer cómo era la vida familiar y social de Jesús y los más pequeños podrán aprender de la Sagrada Familia como una vida ordinaria puede ser extraordinaria y llena de significado misionero por la caridad con que se llevan a cabo las pequeñas cosas de cada día.

“Los niños son los “agentes misioneros”, tienen ya sus huchas de papel con las que tienen que compartir y no pedir. Que cada niño se comprometa con un niño de un continente y comparta con ellos, conozca y sepa de ellos, se solidarice.

Esto es una cadena de solidaridad entre los niños del mundo para crear una comunión universal y cósmica. El niño tiene que tomar conciencia de ello conociendo, rezando, compartiendo y estando disponible para la misión”, explica el Delegado quien asegura que en la diócesis de Córdoba se mantiene muy viva la conciencia misionera durante todo el año a través de multitud de iniciativas de la Delegación diocesana de Misiones. “Hay muchas actividades en marcha para que los niños tengan conciencia de la necesidad que hay en otros niños. La Infancia Misionera es como el “Domund de los niños” y nosotros tenemos claro que estamos en una Iglesia en misión, que no es para salvarte, sino que Dios te llama para salvar. Nuestra vida es una misión”, aclama.

Por tanto, con estos recursos, los niños junto a sus padres podrán descubrir cómo Jesús también compartía su fe con sus hermanos, y que, desde el hogar y la familia, también fue misionero.

El Proyecto “Con Jesús Niño, a la Misión” es un itinerario de cuatro años, que va desde el 2019 a 2022 y está dirigido a niños de 6 a 12 años, donde se busca que los pequeños descubran a Jesús niño, conozcan la vida de los misioneros y sepan qué ocurre en el mundo.

En la diócesis de Córdoba ya están repartidos los materiales, ahora queda vivir el mes misionero y tener claro, como dice el Delegado de Misiones, que “todos somos familia porque la fe une más que la sangre”.