Skip to main content

Siete nuevos sacerdotes para la Diócesis

By 24 de junio de 2021Tema de la semana

Pablo Fernández, Isaac González, Narcisse Kouame, Bernard Huaman, José Antonio Valls, Guillermo Padilla y Fernando Suárez recibirán el sacramento del orden en una celebración presidida por monseñor Demetrio Fernández, y en compañía de sus rectores, formadores, compañeros y familiares. Los cuatro primeros pertenecen al Seminario Diocesano Redemptoris Mater “San Juan de Ávila”, y los otros tres al Seminario Conciliar “San Pelagio”.

Los días previos a su ordenación hemos tenido la oportunidad de estar con ellos y conocer sus sentimientos ante tan gran acontecimiento en su vida de fe. Todos coinciden en la incertidumbre propia del momento, en las ganas que tienen de ser sacerdotes y conocer su destino pastoral, y en que su paso por el Seminario ha sido una bendición del Señor.

PREVIOS A LA ORDENACIÓN

Pablo Fernández ha vivido estos últimos días “al máximo porque sé que no volverán nunca” pero es consciente de que el paso que va a dar no lo va a dar solo, “sé que detrás de mí hay mucha gente, está la Iglesia entera”. Pablo confía en el Señor y le pide que “me conceda la gracia de ponerme de cara a Él todos los días”. Por su parte, Isaac González reconoce que está tranquilo y que es “un mero instrumento” que se ponen en manos del Señor para que lleve la historia. Para Narcisse Kouame su paso por el Seminario ha sido “una gozada” y le da “sentimiento de pena dejar a sus formadores y compañeros” ya que para él han sido fundamentales durante este periodo de discernimiento.

“Como sacerdote espero ser canal del Espíritu Santo”

PABLO FERNÁNDEZ

Tranquilo y contento está Bernard Huaman ante su ordenación y se muestra ilusionado con la posibilidad de “servir al Señor y a la Iglesia a través de este ministerio”. El diácono se confiesa “miedoso” pero “el Señor es el héroe valeroso que ha vencido todo y ha salido en mi ayuda”, lo que le da tranquilidad.

“La ilusión de mi vida es trabajar con el Señor y dar la vida por Él” ha asegurado José Antonio Valls. Le agradece enormemente al Señor los once años que ha estado en el Seminario ya que “me han hecho mucho bien”.

“El Señor me llama a ser un sacerdote humilde”

NARCISSE KOUAME

Confianza es lo que siente Guillermo Padilla en estos momentos “Él me ha traído hasta aquí y estoy en sus manos así que voy por el camino más seguro del mundo”, acepté su voluntad y nunca me va a abandonar, ha destacado. Para Fernando Suárez su ordenación es “un regalo”, reconoce que está inquieto pero le pide al Señor que lo haga digno de su ministerio. En el Seminario Fernando ha ido viendo lo que Dios quería de él y ha descubierto que es un camino precioso.

“El Señor lleva mi historia, yo soy un mero instrumento”

ISAAC GONZÁLEZ

NUEVOS SACERDOTES

“Espero estar siempre al servicio de la Iglesia”

BERNARD HUAMÁN

“Ser canal del Espíritu Santo” es el sueño de Pablo Fernández en su ministerio sacerdotal. No aspira a cambiar parroquias, no espera grandes cosas, quiere ser un sacerdote “normal” que pueda ayudar a la gente. La fidelidad es la meta de Isaac González y le pide al Señor que “nunca levante su mano de mi cabeza”. Narcisse Kouame siente que ha sido llamado a ser un sacerdote humilde, cercano y que comparta el sufrimiento y la alegría con la gente. . Por su parte, Bernard Huaman solo pide ser fiel a la vocación que el Señor le ha dado, le pide su ayuda para estar “siempre al servicio de la Iglesia”.

“Quiero ser un sacerdote enamorado de Jesucristo”

FERNANDO SUÁREZ

José Antonio Valls le da “vía libre al Señor para que haga conmigo lo que quiera” y espera que lo siga ayudando a ejercer el ministerio. Con su ordenación sacerdotal Guillermo Padilla espera estar unido a Jesucristo y a partir de ahí será “Él el que viva en mí”, si lo consigue “estará todo hecho”. Fernando Suárez lo único que espera es ser “un sacerdote enamorado de Jesucristo” porque es consciente de que su felicidad es Él.

IGLESIA DEL FUTURO

“Como sacerdote estaré unido a Jesucristo, que sea Él quien viva en mí”

GUILLERMO PADILLA

Los siete futuros sacerdotes coinciden en que la sociedad actual no es la más idónea para vivir una vida de fe, a la misma vez que son conscientes de que los cristianos están cada vez más comprometidos con la evangelización, así lo ha expresado Pablo Fernández. La juventud da vida a la Iglesia y cada vez son más los jóvenes que se unen a vivir su vida con Cristo, la santidad es la meta de muchos cristianos y transmitir la alegría del Evangelio es su gran labor.

“Me encantaría ser el sacerdote que Jesús sueña”

JOSÉ ANTONIO VALLS

A lo largo de la historia la religión ha atravesado momentos muy difíciles pero Dios se ha sabido aprovechar de la coyuntura y ha ido guiándola, han asegurado Fernando Suárez y Guillermo Padilla.

Para Isaac González es imprescindible que los cristianos anuncien el amor de Dios, y como predice Bernard Huaman, “en la Iglesia del futuro nos irá bien en la medida en que obedezcamos al Señor”.

En definitiva, en palabras de José Antonio Valls, “será una Iglesia de santos o no será Iglesia” que necesitará muchos sacerdotes, ha reconocido Narcisse Kouame, para poder anunciar a Jesucristo.

Los siete nuevos presbíteros pondrán pronto rumbo a sus nuevos destinos pastorales, en los últimos años se han formado y han discernido su vocación y desde el sábado, 26 de junio, servirán en la Iglesia de Córdoba. Pidamos al Señor por el ministerio sacerdotal de cada uno de ellos, que sepan vivir una vida en Cristo al servicio de su Diócesis.