Guadalupe 2020 el Amor te encuentra

By 23 de octubre de 2020Tema de la semana

CONGREGADOS PARA EL CAMINO

Desde la Catedral a Guadalupe

La eucaristía en la Catedral, presidida por el Obispo de Córdoba, fue un año más el punto de partida para los jóvenes que este año representaron a todos los de su diócesis en la XXV peregrinación a Guadalupe.

En su homilía, el pastor de la Diócesis recordó que la Iglesia “es la comunidad que camina hacia una meta clara, acompañados unos de otros y superando las adversidades del camino”. Durante estos veinticinco años, miles de jóvenes han caminado juntos encontrándose unos con otros y “muchos que han encontrado a Jesucristo de una manera nueva en este camino a Guadalupe y han descubierto la Iglesia”, dijo en su alocución durante la misa celebrada a las siete y media de la mañana.

Los jóvenes escucharon al Obispo quien les explicó a través del testimonio del joven Carlo Acutis, cómo es posible ser un santo joven: “no hace falta esperar a mayor para ser santo. Se puede empezar a ser santo como él desde la Primera Comunión, por lo que hay que plantear la vida en clave de santidad cuando uno se encuentre con Jesucristo. Este joven ha hecho el bien a muchos jóvenes y nuestra vida es para eso”.

LLEGADA AL SANTUARIO DE GUADALUPE

"Que vuestra mirada descanse en Ella"

Monseñor Demetrio Fernández recogió de los jóvenes la cruz de guía que abría el camino para los sesenta peregrinos de Guadalupe a los pies de su basílica.

En el altar mayor, el padre guardián del Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, recibía a los jóvenes y seguidamente, el Obispo de Córdoba dedicaba palabras de acogida a los peregrinos cordobeses a las plantas de la Virgen. A la llegada del largo camino, monseñor Demetrio Fernández, invitó a los peregrinos a detenerse y “que descanse la mirada de cada uno de nosotros mirándola a ella”. De este modo, animaba a los jóvenes de Córdoba a presentar sus intenciones a María: “las propias de cada uno y también las de todos los jóvenes que no han podido venir este año”.

A ellos se refirió para recordarles que los peregrinos de este año han sido “portadores de todos los jóvenes de nuestra Diócesis” al tiempo que ha señalado que “hemos sido afortunados los que estamos aquí, pero tenemos en la mente a los que iniciaron está andadura hace 25 años Llevamos en nuestra mente y corazón estos 25 años de gracias del señor”.
A los peregrinos les pidió el Obispo de Córdoba que sean atrevidos en mostrar su interior a la Virgen porque “Ella os conoce y sabe cuál es el momento de vuestra vida, cuáles son vuestras preocupaciones e interrogantes”.

CATEQUESIS SOBRE FE Y ORACIÓN

Eucaristía en el camino a Guadalupe:
"Sois el rostro de Dios para nosotros¨

En la segunda jornada, los jóvenes recorrieron a pie los caminos extremeños que hace veinticinco años ya cruzaron los primeros jóvenes cordobeses para encontrarse con María Santísima de Guadalupe. En el trayecto, la catequesis ofrecida por los seminaristas, centrada este año en la fe y la oración precedió a la celebración de la eucaristía oficiada por Borja Redondo en el paraje conocido como “Villavaquita”.

Allí recordaba a los jóvenes que “la vida es una peregrinación” y les aseguraba “sois una imagen de Jesucristo”. Durante su homilía, tuvo palabras de agradecimiento para todos los voluntarios que durante 25 años han “trabajado tanto”.  En sus palabras, cargadas de reconocimiento a los jóvenes ha añadido que “vuestra vida no se puede separar del voluntariado” y terminaba asegurando “sois una imagen de lo que hace Jesucristo”.

UNA HISTORIA DE AMOR CON VEINTICINCO AÑOS

“Guadalupe es un sendero para la diócesis de Córdoba”

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, acompañó los jóvenes de la Diócesis en su vigesimoquinta peregrinación a la basílica de la Virgen de Guadalupe. Durante el recorrido, el prelado les recordó que iban en representación de todos los jóvenes que por motivos de seguridad sanitaria no pudieron podido hacerlo. Un privilegio que nos jóvenes supieron vivir y agradecer.

Durante la homilía de la eucaristía de despedida el obispo de Córdoba se refirió al significado de la Virgen de Guadalupe para la Diócesis. “La Virgen ha marcado un sendero en la vida de la Diócesis” y aludió a las vocaciones que han surgido en este camino que para monseñor Demetrio Fernández es “un camino eclesial” ya que los peregrinos están llamados también “a ser misioneros”.

Por eso, dio gracias a la Virgen y exclamó “el Señor ha estado grande con nosotros” al comprobar que el camino de Guadalupe para los jóvenes cordobeses constituye una llamada a la santidad en los diferentes estados de vida. Entonces se dirigió a los matrimonios que años antes hicieron el camino sin conocerse y ahora son padres de niños que fueron “soñados en Guadalupe”.

El Obispo señalaba las vocaciones al sacerdocio surgidas en el camino a Guadalupe y a los jóvenes ha recomendado dejar oír esta llamada del Señor porque “la Iglesia necesita sacerdotes, sin sacerdotes no hay eucaristía y sin eucaristía no hay Iglesia”. A la vida consagrada, el pastor de la diócesis de Córdoba, dedicó palabras de reconocimiento ante la labor expresiva de una fe que busca la santidad.

TODAS LAS FOTOS EN DIOCESISDECORDOBA.COM